Entradas

¿Por qué no debes comer azúcar en exceso?

Como confirma el Consejo general de Enfermería de España: «La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado a los adultos con un índice de masa corporal normal reducir el consumo de azúcar al 5 por ciento de la ingesta calórica diaria, lo que equivale a unos 25 gramos al día». Primero de todo, queremos destacar que con «comer azúcar» no nos referimos solamente al refinado, también entran el azúcar moreno, el de caña, siropes y muchos otros edulcorantes que pueden estar ocultos tras envases de productos “saludables” y “bajos en grasas”.

Razones por las que no consumir azúcar en exceso:

  1. Los endulzantes añadidos contienen un alto porcentaje de calorías vacías, por lo que no aportan nutrientes esenciales de ningún tipo.
  2. Se pueden desarrollar serios problemas de salud y deficiencia de nutrientes. Además pueden aparecer caries.
  3. La acumulación de fructosa en el organismo (uno de los glúcidos que obtenemos al ingerir azúcar) se convierte en grasa, lo cual puede ocasionar colesterol negativo e hígado graso.
  4. Comer azúcar puede hacer que crees resistencia a la insulina y puede provocar obesidad, enfermedades cardiovasculares, síndrome metabólico y diabetes tipo 2.

¿De qué forma afecta al cerebro?

¿Sois de los que os gusta ver vídeos explicativos? En este vídeo de 5 minutos os explican todo lo que necesitáis saber sobre el efecto que causa el comer azúcar en el cerebro y la comparativa con otras sustancias adictivas como la nicotina.

Si sois de los que preferís texto, os hacemos un pequeño resumen: Cuando comemos algo muy azucarado, las papilas gustativas, el intestino y el cerebro reciben la noticia. Cuando el cerebro recibe esta señal, activa el sistema de recompensa del cerebro, un sistema que también se activa cuando se consume alcohol o nicotina. Básicamente, lo que provoca esto es que dispara los niveles de dopamina y genera más ansia, por lo que una ingesta frecuente de azúcar puede provocar una adicción que lleva a las personas a consumir más productos azucarados para seguir estimulando el sistema de recompensa.