Entradas

Freidoras sin aceite: ¿Más saludables que las normales?

Muchas veces se debate sobre lo saludables que son algunos alimentos, pero, realmente, también es muy importante poner el foco en la forma de cocinarlos. Uno de los cocinados más cuestionados son las frituras, ya que se utiliza mucho aceite que hace que aumente la grasa de todos los alimentos, pero… ¿qué pasa si quitamos el aceite de la ecuación?¿ Son saludables las freidoras sin aceite?

¿Cómo funcionan las freidoras sin aceite?

A diferencia de un cocinado con una freidora tradicional, para la que se necesitan varias tazas de aceite, en una freidora de aire solo se necesita una cucharada. Su funcionamiento se basa en  la combinación de grill con aire caliente que circula a gran velocidad. Es este aire el que fríe las comida. Realmente tiene una función bastante parecida a un horno, pero en tamaño reducido.

Ventajas respecto a una freidora normal

  • Se utiliza mucho menos aceite, lo que permite ahorrar considerablemente.
  • Los alimentos resultantes son más saludables que una freidora normal.
  • El resultado del cocinado es muy parecido a una fritura normal, y además, te evitaras el tedioso sabor intenso a aceite.
  • Es más fácil de limpiar, ya que no tienes que dedicar tanto tiempo a quitar la grasa del aceite.
  • Son muchos los alimentos que se pueden cocinar con este tipo de freidoras, más que las tradicionales. Hay que tener en cuenta que en las tradicionales no podemos cocinar algunos alimentos porque absorberían demasiado aceite, pero en estas sí.
  • Regulación del cocinado: muchas de estas freidoras cuentan con un temporizador y un regulador de la temperatura del cocinado, por lo que no hay que preocuparse de que se quemen los alimentos.
  • Son más seguras, ya que el aceite caliente es bastante peligroso.
  • Genera menos humo y evitas el olor típico a «fritanga».

¿Qué tener en consideración a la hora de elegir freidoras de aire?

Hoy en día las hay de muchos tipos, por eso te aconsejamos que tengas en cuenta los siguientes factores a la hora de elegir:

  • Precio.
  • Capacidad: volumen de alimento que se podrá cocinar de una vez.
  • Tecnología: para diferenciarse de la competencia, muchas marcas han inventado tecnologías propias. Consideramos interesante conocer las que ha en el mercado y valorar si alguna se ajusta particularmente a tus necesidades.
  • Ajustes: Según los modelos, hay algunos parámetros programables. Evalúa los que más te interesen y decide si compensa pagar ese dinero extra.
  • Accesorios: existen diferentes accesorios para freidoras de aire como moldes o parrillas.

Si al final os decidís a comprarla, os aconsejamos probarla con nuestros rebozados crujientes: Crunchy Crumbs y Crunchy Crumbs Ajo y perejil, ¡debe estar increíble!

Rebozado con ajo Crunchy Crumbs

Verduras, carne o pescado, siempre están riquísimos si los cubrimos con una buena capa de rebozado. Y si además le añades un toque de ajo, tus rebozados serán irresistibles. Si aún no has preparado un rebozado con ajo o sigues sin conseguir unos rebozados perfectos, necesitas probar Crunchy Crumbs con Ajo y Perejil. Un buen rebozado con ajo se caracteriza por ser dorado, crujiente y ligero, y con un toque de ajo que hace de cada bocado toda una delicia.

Conseguir un plato tan sabroso es muy sencillo gracias a Crunchy Crumbs con Ajo y Perejil. Simplemente debemos impregnar los ingredientes elegidos en un huevo batido antes de rebozarlos con Crunchy Crumbs Ajo y Perejil e introducirlos en aceite bien caliente hasta que el rebozado con ajo adquiera un color dorado. Tan fácil como eso.

Cómo para muestra un botón, a continuación añadimos una estupenda receta para que puedas comprobarlo.

Arbolitos de coliflor rebozado con ajo

Aprovechando que estamos en plena temporada de coliflor, hemos decidido probar esta receta. Estos arbolitos de coliflor rebozado con ajo son muy originales además de nutritivos y sabrosos.
Por ello, es una buena idea para los niños que reniegan de las verduras. Si es el caso de tus hijos, esta receta seguro que les encantará. Los niños son muy visuales y por ello, es muy importante que el plato que les sirvamos les llame la atención y les entre por los ojos, así les parecerá mucho más apetitoso.

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 coliflor grande
  • 1 paquete de Crunchy Crumbs con Ajo y Perejil
  • 1 huevo
  • Vinagre
  • Sal
  • Aceite vegetal

 

Preparación:

Rebozado con ajo, receta coliflor

El primer paso es poner a hervir agua en una olla grande. Mientras tanto, lavaremos bien y cortaremos las hojas de la coliflor. Una vez esté el agua hirviendo, añadimos sal, un chorrito de vinagre e introducimos la coliflor entera. La dejamos cocer entre 15 y 20 minutos hasta que esté al dente. Lo sabremos al pincharla con el tenedor. Recordad que no debe estar demasiado blanda pues debemos rebozarla posteriormente.

Una vez cocida, la escurrimos bien para quitarle la humedad y la cortamos en arbolitos. A continuación batimos el huevo e impregnamos bien cada arbolito. Luego los rebozamos en Crunchy Crumbs con Ajo y Perejil y los freímos en aceite a 180º grados. Cuando estén bien dorados los arbolitos rebozados con ajo, los sacamos y escurrimos. Servimos con la salsa que más nos guste.

Rebozados para pollo más sanos y deliciosos

Con el pollo podemos hace multitud de rebozados, pero sin duda alguna, entre los rebozados para pollo los favoritos son los nuggets.

Esos bocaditos de pollo tiernos por dentro y crujientes por fuera suelen ser un bocado irresistible para pequeños y mayores.

Estas pequeñas piezas rebozadas de pollo son toda una delicia, y solemos pedirlas en restaurantes fast food o comprarlas en el supermercado.
Pero caemos en un grave error. A primera vista pensamos que los nuggets están hechos de tierna pechuga de pollo, qué es como debería ser, pero nada más lejos de la realidad.
En los restaurantes fast food más conocidos del mundo, los nuggets se fabrican al igual que las salchichas, es decir con los deshechos cárnicos como pieles, vísceras, etc.
Lo que los convierte en un alimento lleno de grasas.

El caso de los nuggets de supermercado tampoco es que sea mucho mejor, si miramos los ingredientes y la etiqueta nutricional,
nos daremos cuenta de que la mayoría rondan solamente el 30% de pechuga de pollo y que además contienen una gran de aditivos y de sal.
Y no solo eso, sino que su porcentaje de grasas siempre será mayor que su porcentaje de proteínas.

Conclusión, si queremos disfrutar de unos deliciosos nuggets con la certeza de que son de pechuga de pollo y sin dañar nuestra salud, lo mejor es que hagamos nuestros propios rebozados de pollo.
Además os prometemos que estarán mucho más ricos y crujientes que los nuggets de restaurante y supermercado. Y no os preocupéis por el tiempo o por la dificultad.
Os aseguramos que es una receta super fácil y rápida, y podréis disfrutar de los mejores rebozados para pollo que hayais probado nunca.

Receta para nuggets

    • Ingredientes para 4 personas:
    • 1 pechuga completa de pollo
    • 1 paquete de Crunchy Crumbs
    • Aceite para freír
    • Sal y pimienta
    • Ajo y cebolla en polvo (opcional)

Comenzamos cortando toda la pechuga en pequeños trozos. Después salpimentamos, recordad que el ajo y la cebolla en polvo es opcional.
Y cubrimos cada pieza de pollo con Crunchy Crumbs. Ponemos a calentar el aceite (lo ideal es que esté a 180º grados). Y procedemos a freír los nuggets.
Si no nos caben todas las piezas lo mejor es hacerlo por varias tandas. Cuando veamos que están dorados por un lado les damos la vuelta, y así hasta que estén dorados por completo.
Los sacaremos con la ayuda de una espátula y los dejaremos sobre papel absorbente para que escurran el aceite.¡Y voilà! Tendremos unos nuggets de pollo perfectamente rebozados.
Para otras ocasiones, podéis añadir también especias como pimentón o curry para darles un toque diferente.

Trucos para conseguir unos rebozados crujientes

Conseguir unos rebozados crujientes es muy fácil con Crunchy Crumbs

Es imposible resistirse a un rebozado crujiente y dorado. Por eso no es extraño que sea una de las técnicas que más gustan entre mayores y pequeños. Verduras, carnes, pescados, quesos e incluso frutas; prácticamente podemos rebozar cualquier alimento con una capa de rebozado crujiente para convertirlo en una delicia.

Los detractores del rebozado dirán que no es muy saludable, de igual manera que sucede con los postres, pero no por ello, vamos a renunciar a semejantes placeres. Podemos diferenciar un buen rebozado de un mal rebozado precisamente en su absorción de aceite. Pues no hay nada peor que comer un rebozado blando y aceitoso. Un rebozado profesional siempre será un rebozado crujiente, dorado y seco, es decir, no absorberá el aceite, y de esta manera será mas ligero y no estaremos comiendo calorías de más.

Para que nuestros rebozados queden más sanos, crujientes y perfectos, utilizaremos Crunchy Crumbs de Esgir, un preparado excelente con el que podremos rebozar fácilmente cualquier alimento. No absorbe aceite y envuelve a los alimentos con una capa de rebozado crujiente y deliciosa.

Para que no haya ningún inconveniente durante el proceso, os queremos dar algunos trucos para que vuestros rebozados queden siempre super crujientes y perfectos.

Trucos para un rebozado crujiente y perfecto

Cuando cocinamos, ponemos mucho empeño y ganas en que una receta nos salga bien. Sin embargo, a veces el resultado no es el esperado. Esto es muy frustrante y solemos echarle la culpa a que la receta estaba mal o a que los ingredientes no eran los adecuados, y por lo tanto no queremos volver a repetir la desagradable experiencia. Sin embargo, lo que sí suele pasar es que cometemos algunos errores sin darnos cuenta, por eso no entendemos que a otras personas sí que les salga bien la misma receta.

Sin saber que es lo que estamos haciendo mal, no podremos mejorar. Así que para solucionarlo y que nuestros rebozados sean crujientes y perfectos, a continuación os explicamos los errores más comunes y cómo solucionarlos.

La temperatura del aceite no es la adecuada

Esto también se aplica a los fritos. Para un rebozado crujiente necesitamos que el aceite esté a la temperatura adecuada, ni muy caliente pues quemaremos el rebozado, ni muy frío pues estaremos bañando el rebozado. La temperatura perfecta son los 180º pero si no tenemos un termómetro de cocina, lo que podemos hacer es coger una minúscula porción del alimento que vayamos a rebozar y hacer la prueba.

Subir el fuego y bajarlo

Con las prisas, se suele poner el aceite a fuego muy alto y cuando vamos a echar los alimentos, le bajamos al fuego por miedo a que salte. Nunca debemos hacerlo, pues además de peligroso, nuestros rebozados quedarán desastrosos.

Mezclar varios alimentos en el aceite

Si queremos hacer un combinado de rebozados, por ejemplo, varios tipos de verduras rebozadas, podemos echar todas las verduras en ese mismo aceite. Lo que no podemos hacer es mezclar alimentos muy distintos, por ejemplo calamares rebozados y berenjenas rebozadas, pues así cambiaremos el sabor a nuestros rebozados.

Además esto es muy importante para las personas celíacas, ya que si en un aceite donde anteriormente se han freído alimentos con gluten seguimos friendo otros alimentos, automáticamente quedarán contaminados.

Cantidad del aceite

Si es poca cantidad, el aceite se enfriará enseguida al echar los alimentos y si es demasiada nos llevará mucho tiempo calentar el aceite y seguramente acabemos friendo los rebozados a una temperatura más baja de lo normal. Para un rebozado crujiente, en el término medio está la virtud.

Cantidad de rebozados

Aunque queramos terminar cuanto antes para empezar a comer nuestros rebozados crujientes, debemos ser pacientes. No podemos echar todos los alimentos al tiempo, pues no tendrán espacio para rebozarse bien. Por eso los haremos en varias tandas.

Además nunca debemos rebozar piezas grandes, siempre es mejor cortar y trocear los alimentos en piezas pequeñas, por ejemplo las verduras en bastoncitos o en tiras, el pollo en nuggets, etc.

No manipular los alimentos excesivamente

Aunque nos pueda la impaciencia, no debemos estar toqueteándolos con la espátula continuamente. Los quesos nunca los manipularemos porque se nos pueden deshacer. Y tampoco debemos pinchar los alimentos, pues la humedad del interior estropeará los resultados.

Ten por seguro que con estos trucos nadie se resistirá a tus rebozados.

Panko sin gluten. Rebozados muy crujientes

El panko es un rebozado de miga de pan japonés y se diferencia de nuestro tradicional pan rallado en su elaboración y en su resultado

Como muchos sabréis, la gastronomía japonesa es una de las más prestigiosas del mundo. A pesar de ello, aún sigue siendo una gran desconocida, y lo que se suele pensar es que la gastronomía japonesa es sinónimo de sushi. Nada más lejos de la realidad, pues la gastronomía japonesa además de muy rica, es muy variada. Entre sus platos más representativos podemos encontrar: sopas, arroces, pastas, carnes, cocidos, empanadillas y rebozados.

Estos últimos son muy populares entre los japoneses, tanto, que no hay feria o festival japonés que se precie sin sus puestos ambulantes de rebozados. Hay dos tipos de rebozados, la tempura y el panko, y en esta ocasión vamos a hablar especialmente sobre el panko.

El panko es un rebozado de miga de pan japonés y se diferencia de nuestro tradicional pan rallado en su elaboración y en su resultado. El panko se pica siempre fresco y nunca incluye la corteza, con lo que se consigue un rebozado muy especial, mucho más ligero y crujiente. Además, su gran ventaja es que no absorbe casi aceite, así nuestros rebozados resultan más saludables y más apetitosos. Como es obvio, el panko no es apto para celíacos, puesto que es un preparado de harina de trigo. Pero afortunadamente, podemos disfrutar de unos riquísimos rebozados de panko gracias a Crunchy Crumbs.

Crunchy Crumbs ofrece los mismos resultados que el panko y no contiene gluten. Con Crunchy crumbs podrás probar rebozados de panko como si estuvieras en en el Extremo Oriente. ¿Te atreves a probar nuevos platos?

Panko Crunchy Crumbs

Korokke (croquetas japonesas)

Las korokke o croquetas japonesas son toda una delicia, se diferencian de nuestras croquetas, en que no llevan bechamel, sino que su base es la patata y su rebozado es de panko. Existe una gran variedad de croquetas, y en este caso os presentamos las croquetas de setas shiitake. El shiitake son setas de origen asiático que seguro habréis probado en algún restaurante oriental. Son muy sabrosas y nutritivas. Lo más habitual es encontrarlas deshidratadas. Podemos conseguirlas en la sección oriental de cualquier hipermercado o en supermercados asiáticos. Para acompañarlas las serviremos con salsa de soja o con Tonkatsu, una salsa muy parecida a la barbacoa.

Croquetas panko de setas

  • Ingredientes para 4 personas:
  • 4 patatas medianas
  • 150 gr de setas shiitake
  • Media cebolla grande
  • 1 diente de ajo
  • Salsa de soja o salsa Tonkatsu
  • Aceite para freír
  • Sal y pimienta
  • Para el panko:
  • 1 paquete de Crunchy Crumbs
  • 1 huevo

Lo primero que haremos será hidratar las setas shiitake, para ello, las dejaremos en remojo durante 1 hora. Mientras tanto lavaremos nuestras patatas y las pondremos a hervir. Cuando ya estén cocinadas, las pelaremos y las aplastaremos hasta conseguir un puré. Después picaremos la cebolla, el ajo y las setas. Sofreimos el ajo y la cebolla primero y después añadimos las setas, las salteamos durante 5 minutos y reservamos. Una vez se haya enfriado nuestro sofrito lo mezclaremos con la patata y comenzaremos a moldear nuestras croquetas. Para rebozarlas en panko, primero las pasaremos por el huevo batido y luego las cubriremos abundantemente con Crunchy Crumbs. Freímos las croquetas en aceite bien caliente un par de minutos por cada lado, el panko tendrá un color dorado. Para servir nuestras croquetas panko, las acompañaremos con salsa Tonkatsu o salsa de soja.

Langostinos panko con mayonesa japonesa

Un sabroso entrante que acompañaremos con una versión suave de la mayonesa japonesa.

  • Ingredientes:
  • 12 langostinos
  • Sal, pimienta y ajo en polvo
  • Aceite para freír
  • Para el panko:
  • 1 paquete de Crunchy Crumbs
  • 1 huevo batido
  • Para la salsa:
  • 1 limón
  • Mayonesa
  • Mostaza
  • Soja

En primer lugar pelaremos los langostinos dejándoles solo las colas. Luego los condimentamos al gusto con la sal, la pimienta y el ajo en polvo. Para rebozarlos en panko, los pasaremos por el huevo batido y los cubriremos con Crunchy Crumbs. Los freimos en abundante aceite caliente. Cuando el rebozado de panko presente un bonito color dorado será el momento de sacarlos. Para servirlos, los acompañaremos los langostinos panko con nuestra versión de la mayonesa japonesa. Para prepararla pondremos en una mini salsera nuestra mayonesa habitual y la aderezaremos con un chorrito de mostaza, unas gotas de limón y unas gotas de soja. Podemos ir variando la cantidad de los ingredientes en base al gusto. Esta salsa le dará ese toque aún más oriental a nuestros langostinos panko.